VESTIGIOS VARELENSES DEL F.C. PROVINCIAL

Domingo 11 de setiembre de 2011

                     Este último domingo salí a hacer mi habitual caminata matinal. Había recorrido muchas veces la traza abandonada del Ferrocarril Provincial entre Zeballos y Gobernador Monteverde, pero siempre sin cámara de fotos. Esta vez, con un teléfono medio berreta (por las dudas vio?), me propuse registrar algunas cosas que había visto.

                    Para empezar, no hay vías por ningún lado y se han llevado buena parte de los  terraplenes. Curiosamente, mi amigo Coco, férreo defensor de los ferrocarriles, cuando era empleado municipal manejando máquinas viales, tuvo que levantar buena parte de ellos como parte de su trabajo. Contrastes del destino....

APEADERO KM 40

                    Una de las fotos que quería sacar era del Apeadero Km 40 y me quedé con las ganas. Parece que quien se adueñó del predio no le gustaba el histórico cartelito y lo sacó no hace mucho. Apenas queda a boletería, escondida tras el cañaveral. No me animé a llegarme hasta el andén para ver si aún existía.


Pensar que esto era un apeadero, con boletería y todo

                    Entre la calle Río Negro y Salvador Sallarés, el terraplén fue ocupado por un precario barrio de casitas de material, cuyos frentes quedaron mirando al terraplén; los vecinos de enfrente rescataron parte del terreno para una plaza.


El terraplén es el "jardin" de las casas del barrio

                        El puente que pasaba por encima de la calle López Escribano, que fue derribado por un camión hace muchísimos años (nadie le avisó que con las sucesivas repavimentaciones el gálibo se había reducido), sigue arrumbado en la vereda en forma inexplicable. No sé como todavía no se lo robaron. Los únicos que lo defienden son los arbustos que le han crecido entremedio, como si fueran sus guardianes.


El estribo norte del puente y la superestructura arrumbada en la vereda


El otro estribo, al sur


Los pedazos de superestructura, protegidos por la vegetación

                    Entre López Escribano y las vías del Roca, todavía  está el terraplén, aunque interrumpido en cada cruce de calles, donde fue retirado para permitir el paso. La “ladera” este se ha poblado con una villa de precarias casillas, el coronamiento es un basural de alto nivel y sólo la ladera oeste mantiene cierta prolijidad, frente a un barrio de casas normales.


Un auténtico basurero de alto nivel como a seis metros de altura...


Otra vista desde el lomo del terraplén, hacia el puente de López Escribano

                    Por último, otro sobreviviente es el bruto puente sobre las vías del Roca. Se ve que es muy grande para robarlo o desguasarlo: sólo le han retirado las vías. Con cierto temor por el entorno, igual me animé a subirme y cruzarlo, justo cuando pasaba un tren por debajo.


El puente a la distancia, desde la calle 861 hacia el sur


Un poco más de cerca.


Desde abajo


Justo pesqué un tren pasando por debajo


Para los que somos ingenieros, es una estructura reticulada hermosa, de libros

                Y esto es todo, espero les haya gustado

 

Pampa
Setiembre 2011                                   Volver a  LO DEL PAMPA

Hit Counter